Translate

sábado, 23 de marzo de 2013

Nuevo Papa, viejas cuestiones pendientes


De la Orden:

Benedicto XVI decidió conservar en secreto el informe sobre el caso Vatileaks (la filtración masiva de documentos secretos papales que habría implicado la renuncia del pontífice) y resolvió dejarle a su sucesor las conclusiones de la investigación y que sea él quien decida cómo actuar.

Tras descubrir una red clandestina de homosexuales, integrada por cardenales, obispos, sacerdotes y seminaristas, que organizaban encuentros sexuales en algunos lugares en las afueras de Roma, en saunas y salones de belleza, y también en habitaciones de la Ciudad del Vaticano, donde se suponía que luego estos se exponía a chantajes a raíz de sus orientaciones sexuales, entre muchas otras cosas mas, el antiguo Papa, sintió que esto era demasiado y vio el fin de la Iglesia católica cerca y por eso renuncio.

¿El nuevo papa Francisco profundizará en estas denuncias? ¿Las hará públicas? ¿Expulsará a los responsables? ¿O, simplemente, las archivará en los cajones de la negación y el olvido?

El nuevo Papa ¿será capaz de renunciar a la infalibilidad que le dio el Concilio Vaticano I para lograr un verdadero diálogo ecuménico?
¿Será capaz de renunciar a la monarquía absoluta vaticana y volver a la fuente de la iglesia horizontal, fraterna y democrática? ¿Será capaz de renunciar al territorio vaticano como sede del poder, y trasladarse al tercer mundo?

¿Será capaz de renunciar al Banco Vaticano y a los fondos de inversión, para confiar un poco más en la providencia, como los pobres?

Será capaz de renunciar a los prejuicios dogmáticos contra los divorciados y los homosexuales, y sentarse a una mesa de diálogo con ellos?
¿Será capaz de llevar a la Justicia a los pederastas que tanto daño hicieron a los más vulnerables? ¿Será capaz de investigar las muertes dudosas del papa Juan Pablo I, 

Anabella Orlandi (una joven de 15 años que desapareció dentro del Vaticano y nunca más se supo de ella) y del jefe de la guardia suiza que fue asesinado junto con su mujer?

¿Será capaz de renunciar al celibato obligatorio y de dejar que las mujeres puedan acceder al ministerio ordenado?
¿Será capaz de renunciar a la pena de muerte y derogarla para dar paso al perdón?

¿Será capaz de renunciar a la persecución de los teólogos y teólogas (entre ellos Templarios), que Juan Pablo II y Benedicto XVI emprendieron, como los antiguos inquisidores?

Si el nuevo Papa se dedica a eximir a Benedicto XVI y a Juan Pablo II de todas sus responsabilidades, de sus errores, de su autoritarismo, de sus irregularidades económicas y de los malos gobiernos, sólo tendremos un Papa más en el anecdotario de la larga historia de la Iglesia que dice poseer la franquicia de Dios en la Tierra para salvar y condenar.




De esta web:


En varias oportunidades dijimos, aquí NO SE ESTA EN CONTRA DE PERSONAS, sino del ACCIONAR DE UNA INSTITUCIÓN, por algo mataron a Juan Pablo I. 




Dios quiera Francisco I (Jorge Bergoglio), pueda realizar este cambio. Respecto a los TEMPLARIOS DE CORAZON, lo que piensen tiene poca importancia, por que es fácil decir "soy Templario de corazón" opinar a favor de la iglesia y adjudicarse un nombre simbólico y romántico como el temple, sin tener que tener en las espaldas el peso real de la historia y esa historia no es mas que la persecución y matanza de sus miembros hasta hoy día. 




Así que cuando, usen el nombre, soy templario de corazón y a continuación quieran dar a entender su acercamiento con la iglesia católica, que les quede bien claro que la posición del Temple, no la cambia un nuevo papa por mas muestras de austeridad y sencillez, no se olviden también de lo que dice las escrituras respecto al último papa... casualmente dice que será así. 




Muchas veces sostuvimos aquí que entre la iglesia católica HAY TEMPLARIOS VERDADEROS, por ende no estamos en contra de miembros de la iglesia, sino repito contra una Institución y su NEGRO accionar en el mundo. POR ESO DESDE LA ORDEN, cuando pregunte, me dijeron que rezaban por la nueva conducción del catolicismo, pero que también entendían que un Papa es solo la punta de un iceberg, que no podía cambiar nada, EL Opus Dei, los Jesuitas y los Dominicos gobiernan la institución y el antiguo papa Benedicto seguirá con su negra influencia sobre las decisiones. 




Así que no tenían muchas esperanzas de cambio porque el nuevo Papa, para mostrar que la Iglesia cambiaría desde su Papado y el sería lo suficientemente fuerte para hacerlo, debería contar al mundo muchas cosas entre ellas.... las que se enunciaron aquí.

nnDnn

No hay comentarios:

Publicar un comentario