Translate

sábado, 9 de marzo de 2013

Templarios en la Patagonia -III- part.2

Los Náufragos Españoles de la Patagonia (part-2)


Expedición de Solís al Rio de la Plata - 1515 - Los "Náufragos Mimados" por los supuestos "Indios". Esta narración muestra a las claras que había no sólo Tribus de "Indios Blancos" afines y aliados, sino que además existía un Puerto de Aprovisionamiento - la Isla Santa Catalina en Brasil - que ya había sido usada por los Templarios 2 siglos antes para transportar la plata a Europa

La partida de la expedición se realizó desde el fondeadero de Bonanza en el puerto de Sanlúcar de Barrameda el 8 de octubre de 1515, con el objetivo de encontrar el paso transoceánico entre el Atlántico y el Pacífico, para alcanzar las Islas Molucas (actual Indonesia).

Nota: Paso del que se tenía noticias concretas en la Corte Española a través del mapa de Walseemuller, que a su vez recogía los conocimientos templarios del continente americano. El estrecho de Magallanes no había sido descubierto y 13 años antes ya Waldseemuller lo había publicado. También había sido publicado en el Mapa de Piri Reis.

La Misión de Solís era muy simple: hallar ese paso conocido en los mapas. No lo pudo hacer, luego lo haría Magallanes en 1520.

Luego de hacer una escala de reaprovisionamiento en Santa Cruz de Tenerife, en las islas Canarias, se dirigieron a la costa del Brasil, que alcanzaron al divisar el cabo San Roque, al sur del cabo de San Agustín, hacia donde los llevaron las corrientes marinas. Continuaron luego siguiendo hacia el sur la costa brasileña, pasando por el cabo Frío, la bahía de Guanabara (río de Genero, o río de Janeiro), en donde obtuvieron provisiones de los indígenas ( nosotros nos preguntamos: ¿por qué los indígenas los apoyaron?)

Luego pasaron por el cabo de Navidad (¿el 25 de diciembre?), y alcanzando el río de los Santos Inocentes el 28 de diciembre (actual Santos). Juán Díaz de Solís navegó lentamente hacia el sur a la vista de tierra, pasando el cabo de Cananea (isla de Cananéia, el 6 de enero) y alcanzaron luego una isla a la que Díaz de Solís denominó de la Plata (posiblemente la isla San Francisco o la isla de Santa Catalina, en donde obtuvieron provisiones de los indígenas), y una bahía ubicada a 27° Sur que se llamó de los Perdidos.

Nota: Era lógico que allí recibiera apoyo. Tanto la Bahía de Guanabara y la Isla de Santa Catalina había sido la salida al Océano de la plata que venía del Segundo Imperio de Tiwanaku, a través de los Caminos del Peabirú y que embarcaban allí los Templarios 2 siglos antes. Por otra parte era Lógico también que llamara "Isla de la Plata" a la "Isla de Santa Catalina"

Ingresaron así en el río de la Plata, una enorme extensión de agua dulce que configura el estuario de los ríos Paraná y Uruguay, confundiéndolo con un brazo de mar de salinidad baja, que Díaz de Solís bautizó mar Dulce, y pudo penetrar en él gracias al escaso calado de sus tres carabelas.

Díaz de Solís exploró el estuario con una carabela chica en busca del paso hacia el mar del Sur, pasando frente al río de los Patos (posiblemente el río Santa Lucía) e hizo escala en la isla Martín García, que bautizó así porque allí tuvo que sepultar al despensero de ese nombre, fallecido a bordo de la carabela.

Viendo indígenas en la costa oriental, Díaz de Solís intentó desembarcar en un bote con 7 de sus tripulantes (entre ellos Alarcón y Marquina, 4 marineros y el grumete Francisco del Puerto), en un paraje entre Martín Chico y Punta Gorda, o en alguna isla situada frente a esa costa. Solís y sus compañeros fueron sorpresivamente atacados por un grupo de indígenas que los mataron y descuartizaron ante la mirada del resto de los marinos, que observaron impotentes desde el buque, fondeado a tiro de piedra de la costa. Los cadáveres fueron asados y devorados por los indígenas, que primeramente fueron identificaron como Charrúas, sin embargo de que estos no eran caníbales, pero sí sus vecinos amerindios, provenientes del amazonas los Chandules, que vivían en las islas situadas en la cercana costa opuesta.

nnDnn

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada