Translate

sábado, 9 de marzo de 2013

Templarios en La Patagonia -III-part5

Capilla del Monte va....



¿Vamos a seguir diciendo estupideces, negando la realidad, por si algún pueblo aborígen se "enoja" o se "sensibiliza"?
¿Alguien puede explicar cómo se pueden dar diseños geométricos exactamente iguales (sin diferencia alguna) en Santiago del Estero y en Troya, no solo en una pieza, sino en decenas y centenares de piezas y no solo con un diseño si no con muchos diseños diferentes?

No hay explicación racional posible para la igualdad de diseños de las fusaiolas argentinas con las troyanas. Hay que aceptar que hubo algún tipo de contacto o influencia cultural de troyanos en Argentina, más de 2700 años antes del descubrimiento oficial de América.
Cabe aclarar que las cerámicas troyanas fueron descubiertas a finales de 1800 en las excavaciones de Schlieman en la Ciudad de Troya, asi que es imposible pensar en su conocimiento antes de esa época.

En las fusaiolas o torteros del Museo Arqueológico de Santiago del Estero, Argentina, se encuentran variedad de diseños que indican sucesivas influencias culturales con el paso del tiempo.
Por ejemplo las Cruces Patadas, como la de la fusaiola santiagueña a la izquierda, no pueden atribuirse a la cultura troyana y, si son consecuencia directa de actividad de Templarios en Argentina. Las cruces patadas (pate) son una insignia clásica de Caballeros Teutones y/o Templarios.

Santiago del Estero es una provincia árida y yerma, resultado de la destrucción masiva de sus bosques tropicales a manos de los ingleses, quienes talaban sin consideración alguna los bosques para fabricar durmientes de ferrocarril. Sin embargo, las cosas eran diferentes en aquellas épocas y era una tierra muy apta para la supervivencia de grandes grupos humanos.
Sabemos que esta cultura fue muy extendida por cuanto se han obtenido más de 75 mil piezas de cerámica de sus túmulos funerarios, tan parecidos a los encontrados en todas las culturas megalíticas europeas.

La Cultura denominada "Chaco-Santiagueña" por Emilio Wagner, tenía conexión directa con el Primer Imperio de Tiwanaku, donde inicialmente se hicieron fuertes los descendientes de troyanos, y con todo el noroeste argentino.
De esta cultura descienden directamente los Comechingones, los indios blancos y barbados que encontraron los españoles cuando incursionaron en la provincia de Córdoba.
Poco a poco, esta cultura troyana se fue apagando. Cuando llegaron los vikingos daneses a Tiwanaku y fundaron el Segundo Imperio, quedaron como tributarios.

El Segundo Imperio de Tiwanaku comenzó a comerciar con Europa, exactamente con los Caballeros Templarios y, estos interesados en el Cerro Sagrado del Uritorco, habrian tomado contacto con estos pueblos en los límites del Imperio. De ahí la presencia de cruces paté en la zona.
Tras las caida del Segundo Imperio de Tiwanaku y la aparición del Tercer Imperio de Tiwanaku (ahora con base en Cuzco), el Imperio de los Ingas, ya prácticamente nada quedaba de la cultura troyana original...
Habían pasado 2.400 años desde su llegada a la Zona Olmeca en México, América del Norte, desde el Norte de Africa o desde las Canarias.


nnDnn

No hay comentarios:

Publicar un comentario