Translate

lunes, 27 de mayo de 2013

VIRGENES NEGRAS PARTE VII


VIRGENES NEGRAS


PARTE VII


EL SIMBOLISMO DE LOS COLORES


El color negro de las facciones de nuestras estatuas lo quisieron así los artesanos que las modelaron. Ninguna razón "lógica" podía explicar semejante elección en aquella época.. El esoterismo, y solo el esoterismo, puede darle un sentido, En realidad, hay varios sentidos que se complementan y se enriquecen mutuamente confiriendo a la negrura del rostro un valor simbólico de una profundidad muy grande, lo cual es el reflejo de un pensamiento sagrado universal.
En un plano muy general, vemos en primer lugar que el color negro simboliza el ocultismo del que, por prudencia, deben rodearse los iniciados.
¿Que impresión sentía el peregrino al aproximarse a la estatua? Lo que se imponía en primer término era la negrura, esa impresión de noche, de duda y de pecado.
El peregrino volvía a encontrar la debilidad de su propia oscuridad como en un espejo. Luego, poco a poco, gracias a sus plegarias y al ambiente del lugar, recibía consuelo y luz. Salía de allí aclarado, "iluminado" y a veces gratificado con un "milagro" en lo cual las Vírgenes Negras tenían la reputación de ser prodigas. Esta era, en el pensamiento religioso de la Edad Medía, la idea vinculada a este genero de culto y difundida entre el publico por los monjes guardianes de los santuarios.

Como el conocimiento iniciático, los favores de la Virgen Negra eran realmente las "luces de la noche", unas luces misteriosamente dadas y recibidas en el seno mismo de las tinieblas. Esta idea ocultista estaba reforzada por la situación particular en que estaba colocada la efigie para la veneración de los fieles: una cripta (Chartres, Clermont, Guincamp, Marsella, Mont-Saint-Michel), una iglesia "negra" (Manosque, Aurillac), o una capilla "gruta" (Rocamadour). Incluso en los casos en que la estatua no estaba directamente presente en alguno de esos lugares, siempre iría asociada a su santuario o a su leyenda uno de esos elementos oscuros, secretos, ocultos; criptas y grutas, pero también pozo sagrado, abismo, tumba o sarcófago.
Las Vírgenes Negras tenían, por tanto, una cierta significación funeraria, dirán algunos. No obstante, lejos de aparecer como madonas de la buena muerte, nuestras estatuas eran ensalzadas como donadoras por excelencia de vida, de fertilidad, de fecundidad y de bienestar, como, por otra parte, indican suficientemente sus advocaciones Nuestra Señora de la Buena Esperanza, de la Liberación, del Alboroto, de la Vida. Estos accesorios pretendidamente "funerarios" no pueden explicarse mas que por esta asociación con las catacumbas, las grutas o los subterráneos en los que los iniciados frecuentemente eligieron reunirse y trabajar, y mas aun, en sentido figurado, con el sistema de pensamiento, con el método de adquisición del conocimiento del adepto que sufría las pruebas iniciadoras.
El color negro de nuestras estatuas tiene, sin embargo, también otras significaciones mucho mas precisas y mucho mas claras.
Generalmente se admite que las Vírgenes Negras fueron la versión cristianizada de un culto antiguo, anterior al cristianismo, por supuesto séptico, pero quizás aun mucho más antiguo. Por mi mismo, he llegado a esa certidumbre cada vez que he examinado y he estudiado una de esas estatuas.
Bajo diversas formas, a veces romanizadas, se adoraba en ellas, en nuestro país, a una "divinidad femenina, una especie de diosa- madre, de tierra-madre, o, más concretamente, a una Diosa-Tierra. A veces, una de las advocaciones que designaba su representación sobrevivió y permaneció asociada a la Virgen Negra, como en Chartres o en Longpont, Virgo Paritura, la Virgen que debe dar a luz.

Según lo que sabemos de ello, ese culto céltico y precéltico era posible descubrirlo, con un sentido y Unos atributos comparables, en la mayor parte de las grandes religiones y mitologías de la Humanidad; el culto de Isis, de Cibeles, de Demeter y de Ceres, pero así mismo advertimos su presencia en las grandes religiones americanas precolombinas o en numerosas mitologías africanas, por ejemplo (1).
Su contenido es triple: popular y milagroso, cosmogónico y naturalista, espiritual y religioso. Como la tierra es de un modo natural fecunda, de una fecundidad siempre renovada, la Diosa-Tierra era particularmente invocada por las mujeres estériles que deseaban tener un hijo, Mas tarde, las Vírgenes Negras siguieron teniendo esa reputación milagrosa de conceder la fecundidad y, por extensión, de ser protectoras de los niños de corta edad.
Las gentes sencillas, muy atadas a esas prácticas, no hacían otra cosa que presentir la grandiosa concepción cosmogónica y naturalista que esta función milagrosa representaba. En efecto, en la mayoría de los antiguos relatos agrados de la Humanidad, todo en el universo nacía siempre del encuentro y la síntesis de un principio masculino y un principio femenino. Así, la Tierra, virgen en su origen, fue fecundada por los rayos del sol, y es gracias a esta acción bienhechora que pudo dar vida a todo lo que existe, la Naturaleza y la humanidad. Desde entonces, sin caer no obstante en un politeísmo primitivo, los antiguos hicieron de la tierra, de la Diosa- Tierra, la representación simbólica del gran principio femenino de todas las cosas, y del Sol, la del principio masculino por excelencia (2).
Este es el motivo por el que hemos notado, sin comprender siempre su profundo valor, que en todas las religiones en las que se venera a una Diosa-Tierra, siempre aparece indisolublemente asociado con ello un culto solar. Tanto entre los egipcios, como en el caso de los incas, los griegos o los celtas, no hay Diosa-Tierra sin Dios-Sol, su complemento indispensable.
Estamos lejos, evidentemente, de esa concepción ingenua que veía en tales prácticas una adoración del sol de ¡carácter idolátrico!
Por otra parte, una vez estudiadas con detalle, todas esas religiones aparecen claramente como monoteístas, e, incluso en la Biblia, frecuentemente pueden hallarse estas alusiones solares, estas comparaciones y asimilaciones simbólicas de Dios al astro irradiante.
¿Y nuestras Vírgenes Negras?
Pues bien, por curioso que pueda parecer a primera vista, en la mayoría de los casos y en plena Edad Medía cristiana, esta representación solar esta también asociada a nuestras efigies. Verdad es que, pasado el primer efecto de sorpresa, la lógica del pensamiento medieval imponía que ocurriera de ese modo, desde el momento en que se estaba convencido de que las Vírgenes Negras, no solo remplazaban a las Diosas Tierra, sino que, para sus autores, ellas eran Diosas- Tierra.
Esta presencia solar aparece en ocasiones de una manera indirecta y sutil, y yo dejo a otros más sabios que yo el cuidado de buscar todas sus formas y sacar todas las consecuencias.
Veamos ahora, entre las que se pueden descubrir mas rápidamente, tres formas principales.
En algunos casos, la Virgen Negra se halla directamente colocada en un lugar antaño consagrado por los celtas a Belén. Ahora bien, Belén era el equivalente céltico del Apolo griego, es decir su "divinidad" solar. Así, la etimología de Beaune indica la existencia de semejante centro sagrado; Toulouse poseía un lago de Belén y la abadía del Mont-Saint-Michel fue edificada antaño sobre el Mont Tombe, que para nuestros antepasados era la "Tumba de Belén"... Así ocurre también que Sara la Negra, que, en muchos aspectos, se relaciona con el culto de nuestras efigies, es venerada por los gitanos en Saintes-Mariesde a-Mer, que antaño era la "ciudad de Ra", consagrada al dios sol de los egipcios.

El toro, en las antiguas religiones, es simbólicamente el animal viril y solar por excelencia.
La leyenda del descubrimiento milagroso de nuestras estatuas asocia a el frecuentemente un toro (o un buey). Este animal es el que, arando un campo, desentierra la estatua, la hace surgir de bajo tierra, y la estatua se convierte en una fuente fecunda de beneficios para los habitantes del lugar. Lo mismo ocurre en Manosque, en Err, en Font-Romeu y en Prats de Molio, en los Pirineos Orientales, donde el toro "descubre" a Nuestra Señora del Coral en el hueco de un roble, el arbol sagrado de los druidas, significando "coral" en catalán la madera del roble que, una vez mojada, se vuelve negra como si fuera ébano... A veces, el toro es remplazado por otros animales, teniendo sin embargo el mismo valor simbólico viril, como el ciervo que dibuja en el suelo el plano de la iglesia del Puy, o el león del milagro de Notre-Dame de lApport, en Dijon...
A mi juicio se trata de la misma indicación solar que justifico la atribución fabulosa de la creación de algunas de nuestras Vírgenes Negras (Rocamadour, Orcival, Marsella, Montserrat) al evangelista san Lucas, lo cual hizo establecer equivocadamente por parte del canónigo Perroud y algunos mas una semejanza entre nuestras efigies y el Nicopeion bizantino.
¿Cual es el emblema simbólico de san Lucas?
Una vez más, el toro (o el buey).
Con esta historia, los benedictinos y otros promotores del culto mataban dos pájaros de un tiro, puesto que Lucas (o Luca) designa en celta lo que es particularmente sagrado, y dado también que a veces aun se encuentran cerca de nuestras Vírgenes Negras las huellas conservadas de un bosque de Luca o una etimología que se deriva de el...
Un toro "inventando" la Virgen Negra, o san Lucas " fabricando" la efigie, será precisamente ella la madona de la vida y de la felicidad, estas figuras simbólicas son sinónimas las dos de la gran idea: El sol "fecunda" la tierra que engendra la Vida.

De este modo adquiere todo su sentido la bella expresión del Apocalipsis, "una mujer revestida de sol", que san Bernardo, tan presente en todo el fenómeno del culto medieval de Nuestra Señora, utilizaba con predilección para designar a la Virgen María.
Y por otra parte, esta concepción cosmogónica encajaba muy bien en todos aquellos hombres con la idea que se hacían de María.
La Diosa Tierra se convierte entonces en la Virgen que, por la propia acción de Dios, dará luz a un Hijo que, al mismo tiempo humano y divino, podrá salvar a la Humanidad, regenerarla, darle vida espiritualmente y, por lo tanto, aportarle "la salvación". Y, si bien Jesús nace de María, con frecuencia encontramos en otras religiones Vírgenes que engendran divinamente niños "divinos" como Khrishna, u Horus hijo de Isis, o "encantadores", como el Merlín céltico nacido misteriosamente de una virgen.
¿Concepción herética, falsa desde el punto de vista religioso? Mi papel no es pronunciarme al respecto y, por otra parte, soy incapaz de hacerlo. Compruebo solamente que esta idea parece haber sido la de san Bernardo y de las minorías monásticas de la Edad Medía... ¿Un resto de paganismo aun no desarraigado, o piedra angular de un edificio espiritual iniciático?
¿Y el color negro?
Precisamente este color es el que se utiliza simbólicamente para representar esa tierra primitiva que, una vez fecundada, será fuente de toda vida... Diosa Tierra implica color negro.
Isis, Cibeles y Demeter fueron con frecuencia representadas negras mientras que la Gran Bretaña conoció una Black Annis. En Efeso, en el templo de Diana, una de las siete maravillas del mundo, se veneraba una estatua negra de la Gran Diosa, hermana del Apolo solar, y resulta sorprendente descubrir que es precisamente en Efeso donde la Virgen María vivió tras la muerte de Jesucristo, y que hay una tradición que sitúa allí su Asunción, denominándose en turco el lugar mismo en que ello ocurrió karatchalti, es decir, exactamente "la piedra negra".

En los Pirineos, en España, en Portugal y sin duda en otros lugares, se encuentran aun esas misteriosas piedras negras de origen inmemorial e indeterminado que son veneradas e invocadas por las mujeres para obtener la fecundidad.
Cuando los españoles invadieron México llevaron con ellos el culto de una Virgen Negra, Nuestra Señora de Guadalupe. Vuelto católico México, esta Virgen destrono oficialmente al "dispater" mexicano que era una piedra negra lisa.
En La Meca, el objeto religioso por causa del cual los musulmanes del mundo entero emprenden el famoso peregrinaje, culminación de su vida de creyentes, es una piedra negra que constituye un símbolo de fecundidad y de fertilidad, Según Saillens (3), el ídolo mas antiguo de Hedjaz era una piedra negra, volcánica y meteórica (4), denominada la Kaaba, es decir, literalmente "la muchacha de senos muy desarrollados" y, en un sentido mas amplio, la Nubil, la Virgen que será fecundada... Desde hace siglos, esta insertada en uno de los ángulos exteriores de un templo antaño consagrado, según se cree, a Saturno. Cuando Mahoma apareció, los árabes cristianos habían asociado a aquel templo unas imágenes de la Virgen María, entre otras representaciones sagradas de todas las tribus que frecuentaban la peregrinación. Los escritores de Bizancio pensaban entonces que la piedra representaba a Anahita, es decir, Astarte, el Lucero del Alba, Afrodita o Venus...
Mahoma hizo desaparecer todas las imágenes y todos los iconos, pero no se atrevió a tocar la piedra negra venerable. Esta fue entonces incorporada a la religión musulmana, y su fiesta, la de Venus, se ha mantenido sagrada.
Así, nuestros escultores medievales, al emplear a propósito el color negro, subrayaban de la manera mas clara que la Virgen Negra era para ellos al mismo tiempo la María cristiana, la Diosa-Tierra céltica y la Isis egipcia situándola dentro de una concepción religiosa iniciática universal del gran principio femenino del Universo, fuente de toda vida terrestre y a la vez de toda religión, origen de la vida de las almas...
Sin duda, como cristianos, tenían en la mente la frase del Cantar de los Cantares, tan estudiada por sus contemporáneos eruditos, "Soy negra y, no obstante, soy bella", cuya significación real no hay que buscar en otra parte.
Este color que, como es sabido, nunca fue dado a otra estatua que no fuera de la Virgen (salvo a santa Ana, madre de la Virgen, la madre de la madre, en un vitral de Chartres, por ejemplo, aunque de una manera muy excepcional) se justificaba ya por ese grandioso simbolismo a la vez naturalista y religioso, que muestra y confirma claramente el estado del pensamiento espiritual de los hombres de la Edad Media.
Pero, además, tiene una significación alquímica muy concreta, que, por otra parte, es solamente una aplicación en el terreno científico de esta concepción cosmogónica que acabamos de evocar.
Los especialistas han conseguido, en líneas generales, descifrar suficientemente los viejos libros mágicos alquímicos para descubrir las grandes líneas de las operaciones a que se entregaba el alquimista para alcanzar los supremos objetivos que se había fijado, limitándose este conocimiento en la mayoría de los casos a las operaciones
externas sin llegar a descubrir los materiales básicos sobre los que trabajaba, los únicos que permitirían lograr los resultados.

Sabemos que la primera y más larga de las tareas consistía en fabricar la famosa "piedra filosofal", elemento sin el cual ninguna de las operaciones siguientes podría ser ejecutada satisfactoriamente.
Para llegar a fabricar la piedra filosofal, era preciso ante todo recoger una "materia primordial" que los alquimistas describen ligeramente, pero sin indicar por supuesto su nombre. Esta materia primordial, este tema de la obra, debía de ser una sustancia negra, pesada, quebradiza, desmenuzable, semejante a una piedra, pero poseedora, sin embargo, de unas características vegetales, un elemento corriente, gratuito, que estuviera a la disposición de todos y del cual nadie sospechara sus propiedades, convenientemente utilizadas...
Como el símbolo de la Diosa-Tierra, la materia primordial del alquimista es, Así pues, negro, y los viejos escritos la consideran como la propia naturaleza femenina. Múltiples operaciones misteriosas, que exigen del alquimista meses, cuando no años, de trabajo, deben permitir, a través de diversos encantamientos, putrefacciones y sublimaciones, y gracias a la acción de una misteriosa "agua mercurial" y de un no menos misterioso "fuego secreto", transformarla poco a poco en esa materia noble que permitirá todas las transmutaciones, en la piedra filosofal.
Ahora bien, tal como escribió el alquimista benedictino Basilio Valentín, en el vocabulario grafico de los hermetistas el agua mercurial indispensable para la fabricación de la piedra filosofal, que "trabajara" la materia primordial negra, es denominada leche de la virgen. Además, la piedra filosofal finalmente obtenida es comparada, en el mismo lenguaje, con el niño. No resulta asombroso, pues, que la alegoría de la "lactancia" de san Bernardo, es decir, su iniciación, se produzca justamente en presencia de una Virgen Negra. Volveremos a encontrar a veces esta alusión a la las Vírgenes en Rocamadour y en Satillieu especialmente.
Los alquimistas escriben que esta materia primordial negra habrá que ir a buscarla "bajo tierra", "en la mina", "en los yacimientos metalíferos", lo que ellos traducen esotéricamente: en el "sexo de Isis"...
Por otra parte, ¿acaso el único origen verosímil de la palabra "alquimia" no es el antiguo nombre de Egipto, Al Jemit, es decir, exactamente "la tierra negra"?
A partir de ahí, el simbolismo alquílico del color negro de los rasgos de nuestras estatuas se hace singularmente patente. Este simbolismo reforzado también por el que podría deducirse del color dado a los vestidos de las Vírgenes Negras, a condición de que puedan encontrarse indicaciones fidedignas acerca de su policromía antigua, lo cual ya no es posible mas que para algunas de ellas.
En la actualidad la mayor parte están cubiertas con ropas recientes, hechas de tela, carentes de interés, y todas han sido repintadas en diferentes épocas.
No obstante, en los casos en que hallamos descripciones antiguas, vemos que, en su origen, los vestidos pintados en la misma madera de la estatua o sobre las cintas después del encolado eran de tres colores, a saber, azul, blanco y rojo;
Los artesanos de la Edad Medía no hacían nada porque si, y los colores no eran elegidos para "hacer bonito", sino en función de la representación de una idea teniendo cada color un impacto simbólico preestablecido, pudiendo ser combinado con otro solo bajo ciertas reglas y estando proscrito para la declaración de un tema que no estuviera en relación directa con el valor que se le atribuía.
Nosotros, que apenas pensamos ya en términos de alegorías, que no estamos ya introducidos en el mundo de los símbolos, volvemos a encontrarnos con pena en esta especie de diccionario de las concordancias de colores de una extraordinaria complejidad que era rigurosamente impuesto a los antiguos en todas sus representaciones.
Sin entrar aquí en un estudio profundo de la correspondencia simbólica del rojo, el blanco y el azul, Así como la que resulta de su combinación, dejo constancia solamente, como de algo particularmente interesante, de la comparación que puede efectuarse con los colores que el alquimista pretende encontrar con ocasión de sus preparaciones.

Sabemos que, en lo esencial, las operaciones alquímicas consistían en hacer pasar la materia primordial, sustancia negra, a través de todo tipo de operaciones complicadas, al estadio de piedra filosofal, de "catalizador" que permite la gran transmutación. De los tratados alquímicos se deduce que la materia primordial pacientemente transformada se coloreaba de diversas maneras durante las operaciones constitutivas de la gran obra, pero que, más allá de los matices, fundamentalmente eran tres los colores que dominaban claramente a los demás, a saber, el negro, el blanco y el rojo. Al negro se le asimilaba frecuentemente el azul oscuro, el azul noche, que representaba la putrefacción primera por la cual debía pasar la materia. El blanco correspondía a la fase siguiente, que era la de la purificación de la materia, mientras que el rojo simbolizaba el fuego y la purificación gracias a la acción del "fuego secreto"; este era el color último, el del éxito de la obra.
Como, por añadidura, los vestidos de las Vírgenes Negras estaban a veces adornados con motivos dorados, y como ellas llevaban frecuentemente joyas y accesorios de oro, vemos que, con exclusión de los demás, todos los colores principales de la gran obra se encuentran simbólicamente reunidos en la policromía de la estatua.
Al representar, sin duda alguna, el color negro asociado a los rasgos de la Madre y del Hijo, la materia primordial, los colores, blanco y rojo serian las tres transformaciones por las que pasa la materia durante la obra, y finalmente el color dorado, el del metal puro obtenido al termino de la transmutación de los metales vulgares, seria el símbolo de la perfección iniciadora.
Esta hipótesis de un sentido alquimista que vendría a incorporarse al sentido religioso de la efigie y al mismo tiempo a completarla, me parece que encuentra otras confirmaciones que vamos a desarrollar en los capítulos siguientes.



CONTINUARA

No hay comentarios:

Publicar un comentario