Translate

sábado, 18 de octubre de 2014

POLVORA, LA ALQUIMIA TEMPLARIA


POLVORA, LA ALQUIMIA TEMPLARIA


* por Sergio Solsona Palma


El legado de Gengis Kan 

La llegada a Europa de la pólvora es origen de mucha controversia. Como tantos inventos parece ser traída a Europa por los Templarios. La historia una vez más se niega a reconocer este hecho pero los documentos podrían demostrarlo.

En el pequeño museo del torreón templario de Castellote un objeto me llamó la atención. No esperaba encontrar un arma como aquella en ese lugar. Un arcaico cañón de mano aparece en una de sus vitrinas. ¿Es bambú la madera de la que está hecho el cañón? De algún modo algo me decía que el temple tenía mucho que ver en este tipo de armas. Así comencé a bucear por la historia para descubrir otro de los secretos que nos ocultan.

Durante la quinta cruzada entre las abatidas tropas europeas corría el desánimo. Comenzó entonces a extenderse una profecía “Un gran aliado vendría desde el este” para ayudar a vencer en esa guerra santa. Así nació el mito del “Preste Juan” que encabezaría este ejercito salvador. Sus oraciones tuvieron respuesta. Pronto llegaron noticias de que en el este unos desconocidos cristianos estaban arrasando a los musulmanes. Así fue como unos caballeros templarios de origen Aragonés fueron al encuentro de ese mítico ejército del “Preste Juan”. Cuando llegaron al encuentro de aquel líder que había vencido a los infieles del imperio Corasmio se encontraron con un extraño ejército.
Se trataba de la tribu mongol de los Naiman, cristianos nestorianos, dirigidos por un pequeño hombre de ojos rasgados Kuchlug general de Gengis Kan.

En 1210 dos ejércitos contactaron. Templario y mongoles cabalgaron juntos en la lucha por tierra Santa.
Los cruzados firmaron alianzas, combatieron y compartieron conocimientos con aquella tribu. Los asiáticos les enseñaron la fórmula secreta de unos polvos explosivos que sus esclavos chinos preparaban. Dos de sus componentes eran fáciles de encontrar azufre y carbón vegetal. El tercer ingrediente no era conocido por casi ningún occidental. El nitrato potásico solo les era común a los caballeros catalanes que lo llamaban “salnitre”. Las lejanas cuevas de Collvató en Cataluña era el único lugar en Europa donde se extraía ese mineral de forma natural.

Cuevas de Collbató en la montaña de Monserrat
Los alquimistas templarios aprendieron a conjurar al Dios del trueno. Aquel secreto junto a la legendaria Tizona fue ofrecido al Rey Jaime I para su cruzada por reconquistar el levante hispánico.
Así el primer documento en el que se describe el uso de la pólvora como un arma en toda Europa fue no hace muchos años descubiertos.
La crónica del musulmán Serraïna Kitab Mayurga escrita en 1226 durante la conquista de Mallorca nos narra así la utilización de esta mezcla alquímica en el asedio.

.."Després va ordenar calar foc al fustam que hi havia sota la muralla i en aquest mateix instant va aparèixer el senyal veritable de la seva existència i, de l'interior de la terra, va brotar volant el llampec, i amb tant gran brillantor que tot el que estava al seu voltant es va enfosquir. Al punt, la muralla va caure i juntament amb tres de les torres, i es van llançar els Rum (cristians) al combat, i els seus soldats, com ones excitadores, avançaven..." (J.M. Dorado)
“Después ordenó pegar fuego a la madera que había bajo la muralla. En ese mismo apareció la señal verdadera de su existencia y del interior de la tierra broto volando el rayo y con tal brillo que todo lo que estaba a su alrededor se oscureció. Al punto la muralla callo junto a tres de las torres y se lanzaron los Rum (cristianos) al combata y sus soldados como olas excitadas avanzaban…”

Los hispano musulmanes, pese a que llegaron a conocer la fórmula explosiva, nunca alcanzaron la potencia de fuego y precisión de las armas del “Conquistador”.
En la Real Armería de Madrid se guardan dos objetos fuera del tiempo. Catalogados como K1- Cañón de mano y K2- Arcabuz primitivo. Juan Crooke i Navarro director de este museo dijo de estas piezas cuando las recibió procedentes de Mallorca junto al Yelmo del Rey Jaime I, al que sí consideró autentico:
“fueron enviadas desde Mallorca, diciendo que pertenecieron al rey Jaime I (1208-1276), cosa que no puede ser..”

En un pequeño museo del Maestrazgo puede que se encuentre una de estas armas de fuego que desafían la historia oficial. ¿Será bambú asiático el material del que está hecho? ¿Pueden ser estas las primeras armas de fuego de estas características de todo el mundo?
El torreón templario de Castellote merece una visita aunque solo sea para dejar volar la imaginación.



FOTOS:
Lienzo de Claude Jacan, Templarios y mongoles atacan Jerusalen.
Cañon de mano siglo XV?
General Kunchlug
Grabado siglo XIV que representa el sitio de Boatella por las tropas de Jaume I.
Yelmo de Jaume I en el Museo de la Real Armeria de Madrid














No hay comentarios:

Publicar un comentario