Translate

domingo, 22 de septiembre de 2013

Historia de la Biblia II: Los escribas

Historia de la Biblia: Los escribas

Parte 2


            Cuando leemos un libro confiamos en que esta libre de errores porque sabemos que fue producido en una imprenta donde, antes de su impresión, se verificó el texto con el mismo autor o el editor. En el siglo I, cuando aparecieron las cartas, los evangelios y otros escritos cristianos, la realidad era diferente. En aquella época se escribía a mano en rollos de papiro, papel grueso hecho de láminas de una planta acuática que crece en el rio Nilo. No existía la imprenta, ni el internet, ni los documentos digitales y la única forma de reproducir uno de esos manuscritos era copiándolo a mano, letra por letra de acuerdo al original.


Si alguien escribía un texto, probablemente se lo leería a un grupo de amigos, y luego haría unas cuantas copias en rollos de papiro para distribuirlas. A esto se resumía “la publicación de un libro” en la época. Probablemente, así se “publicaron” los evangelios o las cartas de los primeros lideres cristianos, un original, y algunas copias. Sin embargo, la demanda por estos manuscritos se fue haciendo cada vez más grande. Las nuevas comunidades de cristianos que se iban formando necesitaban poseer una copia de esas cartas o evangelios que circulaban desde Roma a Antioquia, pues certificarían sus creencias y se convertirían en el centro de sus discusiones y rituales. Las opciones eran pocas, o le pagaban a un escriba profesional que se ganaba la vida copiando un texto de un papiro, para que produjera una nueva copia, o alguno de los miembros de la comunidad tendría que hacerla.
Según los historiadores que estudian a los primeros “escribas cristianos”, los papiros originales de las cartas y evangelios, fueron copiados, en su mayoría, por las mismas personas que los necesitaban, y que se vieron obligadas a hacer las veces de escribas sin ser profesionales del oficio. Fueron cristianos instruidos, probablemente de clase acomodada, que prestaban sus casas para las reuniones de la comunidad, y que habían tenido acceso a una educación de alto nivel que les permitía leer y escribir.
historia de la Biblia
Detalle de la colección de papiros denominada "Codíce Vaticano" donde se puede apreciar la "escritura continua" en griego. Este codíce ha sido datado paleograficámente hacia el siglo IV y contiene la mayoría de los libros de laBiblia.
La tarea no era fácil, las copias de los primeros documentos cristianos se hicieron en griego, pues era el lenguaje en el que fueron escritos los originales, y presentan un tipo de escritura continua denominada “scripto continua”. Este tipo de escritura no utilizaba signos de puntuación, ni diferencia entre mayúsculas y minúsculas, y sobretodo eliminaba los espacios entre las palabras. Leer un documento escrito de esta manera era muy difícil, y transcribirlo sin errores aún más.
Para Bart Ehrman, la tarea era tan complicada y demandaba a los escribas tanta atención para mantenerse alertas y evitar un error mecánico de transcripción, que en algunos manuscritos de la época encontramos frases como “el final del manuscrito, gracias a Dios”. Hasta los escribas bien entrenados y competentes cometían errores, pero de otro tipo. Algunas veces simplemente cambiaban el texto porque pensaban que debían cambiarlo, otras porque creían que el pasaje contenía un error, o porque encontraban lo que ellos consideraban una contradicción. 

Orígenes de Alejandría (120-180), uno de los padres de la Iglesia Católica del siglo II, escribió alguna vez sobre las copias que se estaban realizando de los evangelios.
Comentarios sobre el Evangelio de Mateo, Libro XIV, 15, 
La diferencia entre los manuscritos se ha hecho grande, sea por la negligencia de algunos escribas o por la perversa audacia de otros; Ellos, o se niegan a revisar lo que han transcrito, o en el proceso de revisión añaden y sustraen como les parece.
En el Códice Vaticano, uno de las colecciones de manuscritos más antiguas que existen, escrito alrededor del siglo IV, encontramos un ejemplo de cómo los escribas cambiaban los textos. En el primer verso de la “Epístola a los Hebreos” hay un pasaje que dice, ” El que sostiene todo con su palabra poderosa”. Este texto fue cambiado una y otra vez por diferentes escribas hasta que uno de ellos añadió una nota a pie de página en el manuscrito con lo que pensaba del escriba anterior “Tonto y bribón, deja el texto antiguo, no lo cambies”.

historia de la Biblia
"Aparición a María Magdalena", Duccio di Buoninsegna.
Los 12 versículos finales del evangelio de Marcos
El caos que produjo el trabajo de los escribas que copiaron los textos cristianos queda ilustrado en el caso de los últimos doce versículos del Evangelio de Marcos. Todos sabemos que el Evangelio de Marcos termina con la resurrección de Jesús y su posterior aparición ante María Magdalena, ante dos hombres que estaban caminando, y ante sus discípulos en la mesa.  Si observamos bien cualquier Biblia que se digne de ser seria, veremos que en el versículo nueve del capitulo XVI de Marcos, aparece una nota del editor, probablemente muy parecida a esta:
Este final, versículos del 9 al 20, es inspirado y canónico, pero no se puede probar su pertenencia a la redacción de Marcos. Lo omiten manuscritos muy importantes como el Vaticano y el Sinaítico.
Para la gran mayoría de estudiosos del Nuevo Testamento los doce últimos versículos del Evangelio de Marcos (XVI, 9-20) son añadidos posteriores a la obra original que no fueron escritos por el mismo autor del evangelio. Este sería el final original.
Marcos XVI, 8, 
Ellas salieron huyendo del sepulcro, pues un gran temblor y espanto se había apoderado de ellas, y no dijeron nada a nadie porque tenían miedo…
Entonces, si para los eruditos la forma comprobable más temprana del Evangelio de Marcos terminaba en el verso XVI, versículo 8, ¿porqué los doce versículos del 9 al 20 están aún en nuestras biblias? 

Muchos de los “comités editoriales” de las Biblias que conocemos, decidieron como una deferencia a la evidente antigüedad de los doce versos y su importancia en la tradición evangélica, incluirlos y advertir al lector de su diferente autoría, con una pequeña nota a pie de página. 
Es decir, quizás no sean originales, pero si ya todos hablan de ellos porque no dejarlos…
El caso de la mujer adúltera 
Un caso idéntico es la historia de la mujer adúltera al inicio del capítulo ocho del Evangelio de Juan.  

A los estudiosos del Nuevo Testamento no les cabe duda que este pasaje no fue escrito por el autor del evangelio de Juan, y fue más bien un agregado que empieza a aparecer en los manuscritos a partir del siglo IV, la mayoría de los manuscritos más antiguos lo omiten.
Historia de la Biblia, Jesus y la adultera.
"Jesús y la adúltera", Rembrandt.
Algunas teorías dicen que el pasaje se eliminó del evangelio en los primeros siglos pues la facilidad con que Jesús perdonaba a la mujer adúltera era un acto irreconciliable con la disciplina de la Iglesia Católica en aquella época. Agustín de Hipona (354-430), más conocido como San Agustín, se refirió al tema en una de sus obras.
Sobre los Matrimonios Adúlteros II, 7 , Algunas personas de poca fe, o enemigos de la fe verdadera, temiendo, supongo, que se les de impunidad a sus esposas en el pecado, retiran de los manuscritos el acto de perdón del Señor hacia la adultera, como si el que ha dicho, No es pecado, hubiera dado permiso para pecar.
Este pasaje permanece también en nuestras biblias por las mismas razones que el anterior. Es como si alguien hubiera dicho, ¿cómo vamos a sacar a la mujer adúltera de la vida de Jesús si todo el mundo conoce esa historia?
Bruce Metzger, “Un Comentario Textual Sobre el Nuevo Testamento en Griego”. 1971, Aunque el comité de las Sociedades Biblicas Unidas del Nuevo Testamento en Griego fue unánime en que el pasaje de la mujer adultera no es parte original del Evangelio de Juan, en deferencia a la evidente antigüedad del pasaje , la mayoría decidió imprimirlo entre paréntesis, en su lugar tradicional luego del versículo 52, del capitulo 7 de Juan.
Aquella era la situación de los textos cristianos en los primeros siglos. Los manuscritos podían no haber sido escritos por el autor al que se le atribuían, podían tener errores de transcripción, podían tener agregados u omisiones provocadas por los escribas, y además, como veremos en la siguiente entrega de la historia de laBiblia, podían ser modificados deliberadamente para apoyar una doctrina en particular.

Las otras cristiandades


Historia de la Biblia, Lazaro resurreccion
“Resurrección de Lázaro”, Giotto di Bondone.
Este es el cuarto capítulo, de una serie de diez, sobre la historia de la Biblia, especificamente del Nuevo Testamento. La vida y el mensaje de Jesús, inspiraron una serie de relatos y cartas, estos fueron escritos en griego sobre papiros. Muchos de estos manuscritos fueron incorporándose progresivamente a los rituales de los cristianos hasta obtener el nivel de “sagradas escrituras”. Como bien dice Karen Amstrong, para los cristianos, quienes provenían del judaísmo, los manuscritos reemplazaron al templo, que siempre había sido el centro de su religión.
El problema era que todas las comunidades querían tener una copia de esas “sagradas escrituras” para leerlas en sus rituales. Se empezaron a producir copias, pero como vimos en la entrega anterior de esta serie, muchas tenían errores mecánicos o intencionales producto de la incompetencia o la audacia de algunos escribas.
Pero ese solo fue el inicio…sigamos en este viaje por las páginas del Nuevo Testamento.
Después de la muerte de Jesús, su hermano Santiago, secundado por Pedro, tomó el control del movimiento nacido en Jerusalén, y los demás apóstoles viajaron a predicar el mensaje de Jesús a diferentes ciudades, convirtiendo a judíos y no judíos.
A pesar de que nos imaginamos a los apóstoles como un grupo de misioneros con una doctrina clara y definida, la realidad parece ser haber sido otra. El mensaje de Jesús era simple y se prestaba a una serie de interpretaciones.
Por todo el Mediterráneo y Asia empezaron a aparecer comunidades de cristianos con interpretaciones diferentes del mensaje de Jesús. Los Gnósticos decían que Jesús no tuvo un cuerpo material y que le transmitió una sabiduría esotérica a unos cuantos discípulos, los Ebionitas dudaban de la concepción divina y la resurrección de Jesús, los Marcionistas creían que el Dios colérico retratado en las paginas delAntiguo Testamento era una entidad menor y diferente al Dios de amor y perdón del que hablaba Jesús, o los Montanistas quienes tenían profetas que aseguraban haber visto a Jesús en forma femenina y decían que la confesión no servía de nada a los pecadores.
Todas estas comunidades eran cristianas. Existían diferentes cristiandades cada una de ellas con una interpretación singular del mensaje y misión de Jesús en la Tierra, y con la convicción que su visión era la correcta.

historia de la Biblia
“San Pablo en su escritorio”, Rembrandt.
Las Cartas de Pablo son prueba irrefutable que inclusive las comunidades fundadas por el llamado “apóstol” podían desarrollar una visión diferente del mensaje de Jesús. Según las cartas, en la mayoría de las comunidades fundadas por Pablo tenemos casos de falsos maestros que proponen su propia interpretación del mensaje.
En su carta a los Gálatas, Pablo tiene que lidiar contra cristianos de su propia comunidad que dicen que para ser hijos de Dios deben adoptar todas las costumbres del judaísmo. En su carta a los de Corinto, Pablo tiene que lidiar con cristianos, también dentro de su misma comunidad, que creen que ya han experimentado los beneficios de la salvación y que están gobernando al lado de Jesús como humanos superdotados espiritualmente.
Las comunidades cristianas sabían que un manuscrito que hiciera referencia a un detalle particular de su particular interpretación del mensaje de Jesús podía servir como aval, como un respaldo..
Estas comunidades podían producir una copia de algún evangelio con una simple omisión en el texto, o con un párrafo agregado, inclusive un evangelio nuevo construido basándose en partes de algunos evangelios existentes.
historia de la Biblia
“Resurrección de Cristo”, Albrecht Altdorfer.
Así, la alteración de los manuscritos se convirtió en una de las armas que las comunidades utilizaron para respaldar sus creencias.
El panorama era confuso, en las comunidades cristianas circulaban copias manuscritas de diferentes evangelios como el Evangelio de Marcos, el de Mateo, el de Lucas, el de Juan, el de Pedro, el de Santiago, el de Tomas, el de Marcion, el de Los Ebionitas, el de Judas, el de Felipe, el de Matías, el de los Gnósticos y el de los Hebreos, entre otros.
Algunos manuscritos tenían simples errores de transcripción, otros tenían agregados u omisiones, algunos provenían de tradiciones orales de testigos oculares o gente que escucho de los testigos oculares, otros eran invenciones posteriores, otros habían sido construidos a partir de la combinación de otros evangelios, etc.
Ireneo de Lyon (120-190), obispo de Lyon durante los últimos años del segundo siglo, le escribe a Marcion, líder del Marcionismo y el más fuerte opositor de laIglesia Católica durante los primeros siglos, sobre los escritos que este último utilizaba para predicar su versión del cristianismo.
Contra Las Herejías, Libro I, 27, Desmembró las cartas de Pablo, quitó todo lo que es dicho por el apóstol respecto a que Dios hizo el mundo, al efecto que El es el Padre de nuestro Señor Jesús Cristo, y también esos pasajes de las escrituras proféticas que los apóstoles citan, para enseñarnos que los profetas ya anunciaban la llegada del Señor.
Ante semejante caos, quizás con la idea de crear un bloque que comparta la misma interpretación del mensaje de Jesús, una de esas tantas cristiandades, específicamente aquella basada en Roma, empezó a proclamar que manuscritos se debían leer, que solo ellos tenían la correcta interpretación del mensaje de Jesús pues eran los verdaderos descendientes de los apóstoles y que todas las demás comunidades de cristianos que no compartieran su interpretación estaban equivocadas.
Este grupo de cristianos de Roma, sería el que ganaría la batalla, eliminaría toda huella de las otras comunidades, reescribiría la historia a su favor, decidiría que libros y en que versión formarían parte del Nuevo Testamento y establecería la doctrina y estructura de lo que hoy conocemos como Iglesia Católica. Bart Ehrman denomina a este grupo de cristianos como, “los proto-ortodoxos”. Esto lo veremos en la siguiente entrega de la historia de la Biblia.

Las citas bíblicas las hemos tomado de la New Revised Standard Version Holy Bible with Apocrypha. Oxford University Press, 1989. Para la versión en español hemos usado como base la anterior comparándola con La Biblia De Jerusalén Latinoamericana, Editorial Desclée De Brouwer, 2007. Hemos empleado además, como apoyo en caso de discrepancia, The Word Study Greek-English New Testament with Complete Concordance de Paul R. McReynolds, Tyndale House Publishers, 1999.


No hay comentarios:

Publicar un comentario